You are currently browsing the category archive for the ‘NY’ category.

“Swing 46 es un club chiquito que queda en la 46st (de ahí su nombre) y la 9na, y que abre todas las noches de la semana. George Gee´s Swingin´ Big Band tocó hace un par de martes, con una alegría suculenta y contagiosa.

Swing 46 - George Gee and Orchestra

Esa noche nos hicieron girar y girar sobre la pista -a ritmo alzado y mucha carcajada- hasta a los que pensábamos estar sólo como simples observadores del ritmo ajeno. Por suerte, a veces la noche no sale como la planeábamos.

Anuncios

jazz and sketch

A ver,  ¿Cómo no caer rendido ante la Society of Illustrators cuando todos los martes y jueves a la noche te invita a hacer unos sketchs de modelo vivo mientras una banda de jazz toca con entusiasmo supremo, una copa de vino te acompaña en la mesa y, sin previo aviso y detrás tu nuca, una voz femenina ronronea: “Summertime…”? Es injusto. Así es la mítica sociedad de ilustradores en NY; una delicia casi maldita.

Philadelphia es enorme, bonita y prolija (aunque también registra uno de los índices más altos de homicidios de Estados Unidos).Y es puro mural.

A mediados de los ´80, en Philly prohibieron los grafittis y se puso en marcha el programa pro- murales. Hoy la ciudad cuenta con más de 2.700 obras de todo tipo y color. Sin embargo, hay un artista que copa las paredes. Se llama Isaiah Zagar y apenas das vuelta una esquina, te encontrás con uno de sus trabajos (con una técnica de mosaico roto que recuerda a Gaudí). En breve, se va a estrenar un documental sobre su vida: “In a Dream“, de Jeremiah Zagar.

phillys 2

phillys 1 philly 3

Detalle al margen:  el Museo de Arte de Philly tiene una de las escalinatas más visitadas de la ciudad: la de “la” escena de Rocky Balboa. Tantos visitantes rememoran esa parte de la película cuando van para el museo que desde hace un tiempo pusieron, directamente,  una estatua del boxeador.  Y ahora ¡hay cola para tomarse una foto con ésta!

Qué placer escuchar algo de jazz, temas de cabaret, de raíces latinas y obras clásicas, todo en una misma noche. Esa fue la propuesta The Harlem Quartet: Ilmar Gavilan (violín), Melissa White (violín), Juan-Miguel Hernández (viola) y Desmond Neysmith (cello), una banda que toca con talento y muchas ganas. El grupo busca promover la diversidad en la música clásica y, a su vez, atraer una audiencia joven y nueva a través de un amplio repertorio en el que incluye el trabajo de compositores alternativos.

The Harlem Quartet - Klinko

Formado en el ´06, el cuarteto ya tocó en Carnegie Hall (Manhattan) y en el legendario Apollo (Harlem), entre otros lugares. Acá, un dibujo sobre el concierto que brindaron en Symphonyspace.

La entrada de una casita en Gramercy.

vaca en jardin

Primavera en flor.

arbol blanco arbol rosa

Mega pintada en East Village.                 Una de las entradas del Rockefeller.

pintada entrada potente

El último día antes de irme de San Francisco veo un mural con la clásica foto de Kerouac y Cassady. Pertenecía a The Beat Museum. No tenía idea de que existía un lugar así. Entré.

the beat museum

Se trata de un mini-museo hecho a pulmón por un amante del movimiento Beat, Jerry Cimino. Ahí se encuentran primeras ediciones de libros, cartas, fotos, un órgano y otros objetos de Kerouac, Allen Ginsberg, William Burroughs y otros poetas. Me quedé charlando con el dueño y me invitó a dar una vuelta por los puntos claves de la ciudad donde acontecieron parte los momentos míticos de la movida. Pero se me iba el avión, literalmente. Así que ya tengo una buena excusa para volver a la bahía.

the beat museum 1 the beat museum 2 the beat museum 3

No pensaba ir para el Oeste. Al menos en este viaje. Pero la insistencia de mi amiga de San Francisco, un pasaje barato y un impulso de sábado por la noche, me hicieron cambiar de idea. Lo primero que me vino a la mente fue el libro de Jack Kerouac: “En el camino” que leí hace más de 10 años y la movida de los Beats. Después, la Rolling Stone, el movimiento gay, los hippies, Stanford-Google, la peli: “Entre copas”.

Apenas me bajé del avión ya era otro mundo: gente relajada y joven por todo el aeropuerto. Sol, montañitas alrededor y un par de casualidades.

Femlin

La primera fue toparme con una muestra de LeRoy Neiman, el creador de “Femlin”, un personaje en blanco y negro que aparece en la revista “Playboy” desde los ´50. Justo dos días antes me habían prestado un libro que compilaba gran parte de las aventuras de esta mujercita erótica.

san francisco 1 san francisco 2

Adoro ese tipo de situaciones. Y haber tenido la suerte de ver un par de originales.

san francisco 3 san francisco 5 san francisco 6

Otro lugar con alta onda es 3rd Ward. Se trata de un viejo depósito en Brooklyn que devino centro cultural a partir del 2006 y que hoy ofrece charlas, seminarios, talleres y fiestas varias en sus miles de metros cuadrados.

Los miércoles por la noche, por ejemplo, invita a participar de: “Drink and Draw”. ¿Cómo negarse a una velada de modelo vivo, cervecita y gente relajada? La propuesta, ideal para entrar en otra frecuencia.

3rd ward

parsons 2 Parsons 1 parsons 9 parsons 3

Otro de los monstruos académicos de NY es Parsons, The News School for Design. Cursé en el 9º piso de la sede de la 5º y la 13rd st. Para llegar hasta ahí pasaba por el aula que sobresale del techo, las ilustraciones del pasillo, las exhibiciones con las últimas tendencias…

Prestigiosa y marketinera, la Parsons, sin embargo, no es ajena a la crisis. Y según nos contó nuestra profesora, Mariah Fee, la universidad estuvo achicando presupuesto. ¿Y cuál fue una de sus variables poco originales de ajuste? Reducir parte de su planta de profesores, sí. Al menos, del área de bellas artes, una disciplina poco rendidora en términos económicos. Sin palabras.

De todos modos, estudiar ahí fue increíble. Ya sea por la experiencia, la calidad de formación y humana de Mariah, los recursos habilitados, los compañeros, los proyectos.  Y por el contraste con otros ámbitos educativos. Estuvo bueno moverse en distintos mundos.

Parsons 4 parsons - sillon parsons 8

Ah! Algunos de los collages que aparecen unos posts más abajo fueron trabajos prácticos realizados durante las primeras clases. Adoré poner manos a la obra, el enchastre y los análisis posteriores.

lou reed

Gentileza de Noah Dodson | http://www.noahm.com

¿Hay algo más redondo que ir a un recital de Lou Reed en su propia casa? A fines de abril fui a verlo a Blender. Tocaba para presentar su nuevo trabajo, Metal Machine Trio (asociación con el doble del ´75 titulado Metal Machine Music, no abstenerse).

Blender - MMT para los oidos

Antes de que comenzara el show, uno de los chicos que iba a filmar el video oficial me dio estos cositos verdes para los oídos. Pensé que me estaba jodiendo. “El volumen sobrepasa el nivel tolerable. Quedátelos, no perdés nada y podés llegar a ganar”, acotó. Y a los 10 minutos le di la razón. Fue un show sin respiro ni piedad.

MMT 1 MMT 2 MMT 3

Entre nos, todo bien con este tipo de experiencias.  Más que redondas son inclasificables. A la salida me dolían los oídos. Igual, seguimos queriendo a LR. Acá, algunos artículos de la crítica especializada: New York Times + Rolling Stone.

La primera semana en NY conocí a Bea Ramos, la directora de Dancing Diablo, quien me invitó a dibujar a un lugar que le encantaba: Spring. El estudio era en un sótano de SoHo lleno de libros, polvo y banquetas (recomendadísimo). Y estaba comandado por Minerva, una vieja graciosa que desde hace años se dedica pura y exclusivamente a enseñar dibujo con modelo vivo.

Era la tercera vez en mi vida que tomaba una clase de ese tipo, con una mujer inmensa posando desnuda. Trabajé durante horas, calladita, e interrumpí la concentración en los dibujos sólo dos veces. La primera se debió a unas indicaciones generales que dio Minerva, con un hueso en la mano. Explicó el funcionamiento de la articulación y luego mostró cómo encarar ese fémur imposible. Lo curioso fue que ella hizo los trazos sin mirar la hoja, es decir, el block estaba de frente a nosotros y su mano se movía de arriba a abajo creando un imagen increíble. Ese dibujo ya fue un flash.

La segunda vez, fue cuando ella se acercó a mi mesa. Miró los dibujos que había hecho y me dijo: “muy linda línea, eh? Trabajás con mucha libertad, fluidez, conservá eso. Ahora bajá un cambio y ponete a observar con detenimiento a la mujer que tenés enfrente”. Me dio tarea para el hogar y me dejó por escrito: “slow down”. Fue uno de los mejores consejos del viaje.

slow down 1 slow down 2

SVA 4 - puertas violetasSVA 3 - apuntesSVA 5- Leon

El quinto día que llegué a NY tenía mi primera clase. Era en School of Visual Arts (SVA) y, para qué negarlo, estaba un poco nerviosa. Por suerte, atravesé la puerta de ingreso y el lugar me copó. Tiene una medida justa de informalidad y espacio productivo, las puertas violetas -colgadez buena onda-, exhibición de trabajos de alumnos y graduados que rotan todas las semanas, gente exótica y no tanto,  profesores grosos.

SVA es cálida y a la vez está súper bien rankeada -a los americanos les encanta medir todo y, a veces, a nosotros nos gusta comprar eso-. Y como sucede con gran parte de las universidades de NY es un monstruo: cuenta con varios edificios de muchos pisos cada uno distribuidos en todo un barrio. A mí me tocó en suerte cursar en la sede de la 21 y la 6ta avenida. Y la experiencia superó las expectivas.

SVA 1 - abecedario peludoSVA 6 - pintandoSVA 2 - otro abecedario

Debajo de las vías del tren, y a los costados de Roosevelt Av, Queens alberga a comunidades de la India, Ecuador, Tailandia y Colombia, entre otras. Con sus respectivas comidas, estéticas, olores e idiomas. El resultado de esa mezcla resulta difícil de clasificar. Es una postal poco difundida de NY. Acá, la particular señalética de uno de sus restaurantes tailandeses -donde se come riquísimo- y una publicidad para el latinaje amigo.

picaron eskai

Tenía ganas de probar unos dibujos sobre distintos papeles para un proyecto. Y mi profesor de SVA me tiró la posta: “Andá a New York Central Art Supply. No te enganches en el 1º piso por más que veas blocks interesantes, andá directo al 2º”.

papeles 2 papeles 3

Y seguí su sabia recomendación. Nunca me imaginé que existía un lugar así: había decenas de paneles con muestras de papeles artesanales e industriales, blancos y de colores, texturados, con motivos de Nepal y China, de Brasil y Holanda. Y con gente que sabía del tema. Tanta data me sobrepasó. Recién la segunda vez que visité el lugar pude comprar un par de hojas. Y luego, se me hizo vicio y todas las semanas doy una vuelta por el lugar. Después me enteré que esa casa tiene más de 100 años, que sigue en manos de la misma familia que la abrió 3 generaciones atrás, y que hace envíos a todas partes del mundo.

NY Central Art Supply 3 papeles 1

Babar era el tipo de libros que veía cuando no sabía leer. La Chacha, mi mamá, nos contaba la historia antes de irnos a dormir. Con el tiempo me alfabeticé y comprobé que sus relatos eran inventados y mejores que la versión escrita. Y a su vez, me enteré que el elefantito era de Francia.

En NY vi una cantidad y variedad de tatuajes más que considerable. En la entrada de uno de los edificios de Parsons University, el de la de esta fan club del Babar. Y de su país.

Babar made in USA

Penelope es uno de los pocos lugares en Murray Hill donde te podés sentar un buen rato a tomar un té sin que venga una camarera a ofrecerte algo más para consumir, quitarte la taza cuando todavía no terminaste o traerte la cuenta que no pediste. Como me dijeron por ahí, en Manhattan todo es tan caro que cuando te sentás en un bar empezás a pagar la “renta” por ese espacio que estás ocupando. ¡Y el alquiler corre por hora!

penelope 1 penelope 2

La cuestión es que esta tarde estuve en Penelope. Y por esas vueltas de la vida, pegué buena onda con la gente del local y terminé dibujando con tizas la puerta de pizarrón donde anuncian las promociones del día. ¡Bon a petit!

Collage NY 2

Collage NY 1

Move the Air

Keith Haring

Esquina Houston Av. y Bowery