¡Betty, dígale NO a su neuroticada!
Anímese a perder esas fantasías floripondias y torturantes. Y llévese a cambio un par de magras y algo insípidas realidades (pero realidades al fin).

Anuncios