Anoche terminé de ver “The Wire”. Hasta la música de su intro se me metió en las entrañas (gran tema de Tom Waits reversionado en cada una de las 5 temporadas).

No puedo parar de “evangelizar” sobre este policial a cuanto se me cruza por el camino. Los guionistas conocen el paño y plantean una historia compleja y muy interesante, algo así como una tragedia griega en el nuevo milenio y localizada en Baltimore. Pero está acá a la vuelta también.

Dale, cuando tengas 5 minutos tranquis, leé este post y este otro. Y ponete ya mismo a bajar el primer episodio desde Cuevana.

Anuncios