Cuando trabajaba de periodista full time me encantaba hacer entrevistas cara a cara. Me podía quedar hablando horas con un peluquero entusiasmado -aunque deteste ir a cortarme el pelo-, un sociólogo preciso, un músico casi hermético, un palentólogo especializado en la Patagonia. Después me di cuenta que lo que me enganchaba con el otro era, más allá del tema, la pasión que le ponía a lo que realizaba. Esas ganas me insuflaban energía. Y lo siguen haciendo.

De hecho, es una de los motivos principales por los que me enganché con la revista Orsai. ¿Escuchaste hablar de ella? Se trata del “sueño del pibe” de Hernán Casciari y su amigo Chiri que saldría en papel el año que viene. Sin publicidad mediante y con colaboradores de primera línea. Para eso, idearon un sistema venta propio y blanquearon ganancias, canales de distribución, etc. y fueron compartiendo la cocina de su proyecto editorial, semana a semana, en su blog ¡Lo más curioso es que esa promesa de revista ya se está vendiendo! Y sí, acá suscribe una a su causa.

Anuncios