En encuadernación de libros la “guarda” es el nombre que recibe la hoja que cubre la “parte de adentro” (retirada) de las tapas. Para la clase de anoche teníamos que llevar el par de hojas “decorado” y no se me ocurría qué hacer.

Este año empecé a incursionar en la cocina. Las recetas que había llevado a la práctica estaban yirando por la casa, como tantos otros papeluchos, y en franco peligro de terminar por error en el tacho de basura. El finde quería reincidir en un plato y no encontraba las indicaciones.

Después de buscarlas por un buen rato las di por perdidas. Pero encontré otra cosa: la solución a este desbole de recetas y al motivo de la guarda. ¡Hacerme un libro de cocina! La idea me entusiasmó y acá están los dibujos del proceso para preparar la torta que me enseñó la Chacha. Veremos cómo sigue la historieta… 😉

Anuncios