Nunca tuve debilidad por la rubia ni por las biografías de famosos. Pero ahora que voy por la página 593 de “Blonde”, la novela (me repito: novela) de Joyce Carol Oates, no puedo dejar de pensar en ella. En esa mujer. En todas.

No intento dilucidar qué parte de esta narración corresponden a la pluma deliciosa de la autora y qué otra parte a la vida real y extrema de Norma Jeane Baker, ¿acaso importa? Con esta experiencia movilizante y vertiginosa de lectura ya me doy por hecha.

Hoy se cumplen 48 años de su muerte. In memorian.

Anuncios