Él la mira y ella a otro. Y así sucesivamente. En el trabajo, la casa, la cama. El desencuentro con el otro es parte de.

Ahora, el asunto es cuando el desencuentro es con uno mismo. Ahí qué onda, Roberto? Ese dibujo te lo debo.

Anuncios