Me enternece cierta inocencia genuina en la gente “grande”. Es como una especie de desnudez infantil con canas y rollitos.

Anuncios