La semana pasada volví a ver: “La casa de las Dagas Voladoras”, de Zhang Yimou, para tomar apuntes para un trabajo personal (que ruego concretar el año que viene). Acá algunos de los bocetos hechos a la luz de la pantalla.

Dagas voladoras 1 Dagas voladoras 2

Esa película me hace daño: ¡no puede contentar tanta belleza de movimiento y de color toda junta! La primera vez que la vi fue una sobredosis de placer.

Dagas voladoras 3 Dagas voladoras 4

Ok, exagero un poco. Pero te juro que no me imaginaba que me iba a encontrar con tanta danza, amor y espadas combinando tan bien. La escena de los porotos y el eco, me mata! Y la de los bambooes (o como se diga el plural), también.

Dagas voladoras 5

Ahora, cruzo los rulos para que -no sé cómo- parte de este espíritu impregne algo de mi laburo.

Anuncios