Porque sí

Ilustración en tinta china de colores sobre una de las últimas hojas que contenía una caja enorme que me regaló (por no decir que se sacó de encima) una amiga antes de irse del país. Las hojas me coparon y las usé a mansalva. Hace poco se me acabaron y como sucede, lamentablemente, a menudo: se extraña lo que no se tiene. Ahora no consigo esas hojas por ningún lado -ni encontré otras para reemplazarlas-. Le pregunté a mi amiga de dónde había salido esa caja pero a ella también la ligó de rebote y no se acuerda el origen…

Y ahora, quién podrá ayudarme? Cuac! (malísimo).

Mientras tanto, en este agradable feriado invernal brindo por el clásico: “fue lindo mientras duró” (?!).

Anuncios