Penelope es uno de los pocos lugares en Murray Hill donde te podés sentar un buen rato a tomar un té sin que venga una camarera a ofrecerte algo más para consumir, quitarte la taza cuando todavía no terminaste o traerte la cuenta que no pediste. Como me dijeron por ahí, en Manhattan todo es tan caro que cuando te sentás en un bar empezás a pagar la “renta” por ese espacio que estás ocupando. ¡Y el alquiler corre por hora!

penelope 1 penelope 2

La cuestión es que esta tarde estuve en Penelope. Y por esas vueltas de la vida, pegué buena onda con la gente del local y terminé dibujando con tizas la puerta de pizarrón donde anuncian las promociones del día. ¡Bon a petit!

Anuncios